lunes, 20 de noviembre de 2017

Últimas pelis vistas


El blog está un poco muerto, lo sé, pero el poco tiempo del que dispongo lo dedico más bien a realizar las colaboraciones que tengo con otras webs, y mi espacio personal aquí en mi blog se ha visto reducido a la mínima expresión. De todas formas, no quiero abandonarlo, así que intentaré hacer, al menos, una entrada mensual. Eso sí, con chicha y contundente, para que al menos tengáis material suficiente.

En esta ocasión, nuevamente hablaremos de las últimas pelis que he visto estos últimos meses de septiembre, octubre y noviembre. Hay, como siempre, de todo. ¿Empezamos?



-Piratas del Caribe: La venganza de Salazar.

Obviando la pésima traducción que le han dado al título (entiendo la dificultad de adaptar el juego de palabras sin que el título quedara largo, pero... ¿era necesario ir a lo fácil?), la película cumple los estándares de la saga, unos estándares que en la anterior entrega se habían hundido en el fondo de un pozo y que en esta nueva iteración al menos recupera parte de la esencia de la saga.
Llevo dos películas afirmando que Piratas del Caribe está decayendo, que las tramas son cada vez más pobres y se ha perdido todo lo que en su día hizo grande a esta saga. Pero claro, sigue funcionando bien en taquilla, así que seguirán exprimiendo la gallina hasta que o bien el público abra los ojos o bien hasta que se la pegue de verdad

En cualquier caso, una peli entretenida a la que las dos nuevas incorporaciones han sentado bastante bien. Cierto es que peca de predecible y no sorprende, pero al menos ha construido un buen villano y, mal me pese, Bardem hace un papel muy bueno. Eso sí, os aconsejo verla en VO, ya que gana enteros escucharlo hacer juegos de palabras y dirigirse a su tripulación en perfecto español. Detalles que se pierden en el doblaje.

7/10



-Drink, Slay, Love.

Por si no lo sabéis, soy muy, pero MUY fan de Gregg Sulkin, y me suelo tragar cada cosa que hace sin pestañear, incluso a sabiendas de lo mediocre que puede ser ese producto.
Tal y como el caso que nos ocupa. Es una película de esas tontas que verías un domingo por la tarde en cama cuando no quieres comerte la cabeza y te da igual lo que te pongan delante. La peli, eso sí, es una mamarrachada del copón, hace aguas por muchos lados, pero ey, resulta entretenida.
Si no le buscáis las cinco patas al gato y os va esta clase de productos, adelante.

5/10



-Baywatch

Grata sorpresa me he llevado con esta película. Os confieso que me llamó la atención por la presencia de tres actores: Zac Efron, Kaya Scodelario y Priyanka Chopra. Con ese reparto yo ya estaba vendido, y me esperaba ver una película mala solo compensada por ellos tres.
Sin embargo, la película se me pasó volando, me resultó divertida y me he reído en alguna ocasión. No se toma en serio a sí misma, y creo que tal decisión ha jugado muy a su favor. Si hubieran querido recrearlo con seriedad y sin riesgos, posiblemente hubiera fracasado, pero al adoptar ese tono paródico y gamberro ha quedado un producto muy ameno.

7.50/10



-Gru 3

La primera película, estaremos todos de acuerdo, fue un auténtico pelotazo. La segunda supo saborear las mieles del éxito manteniendo el nivel gracias a la incorporación de nuevos personajes. Sin contar la divertida iteración protagonizada por los Minions, esta tercera parte se queda un poco coja a ratos. Sigue presentando buenas ideas, divertidas y personajes estrafalarios, villanos de esos que mola ver y te arrancan alguna risa (aunque todos sabemos que nadie será jamás como Vektor). El problema es que en ocasiones el ritmo se resiente, y el hermano de Gru es un personaje que podría estar más pulido.

Como siempre, los momentos de los Minions son lo momentazos del filme y los que, sin quererlo, roban protagonismo a una trama principal que, a ratos, desluce un poco y pierde el norte. No deja de ser un buen entretenimiento, pero quizá estaría bien dejar reposar a la saga un poquito.

7/10



-El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares.

Al contrario que parece haberle pasado a muchos sectores, me ha encantado. Creo que si el objetivo de la peli era interesar al gran público por la saga, conmigo lo han logrado, estoy deseando ponerme a leer la saga.

El mundo que ha creado Riggs es fantástico y la película hace todo lo indecible por recrearlo con total intensidad y realismo. Sus más de dos horas de visionado se me han hecho cortísimas, y me sorprendí deseando más y más de esos personajes y la original historia que se plantea.
Sí, vale, es cierto que hay muchos personajes y no a todos se les perfila del todo bien, pero para eso están los libros, para complementar la información que ofrece el filme, que se centra en contar la historia y que estemos ansiosos de sumergirnos nuevamente en este particular mundo.

En definitiva, para mí ha sido una sorpresa muy agradable, y creo que se la está criticando duramente cuando ofrece lo que promete de una forma muy buena.

8/10



-Ancien y el mundo mágico.

Nuevamente, nos encontramos con una traducción de título bastante vaga y vacía, que ni de lejos representa lo que realmente ofrece la propia película, pero en fin, supongo que se habrán hecho estudios de márketing y esas cosas...

La película en sí era de esas por la que sentía curiosidad, pero no precisamente una prioridad en la larga lista de pelis de animación nipona que tengo pendiente. Pero ya se sabe, al juntarse con amigos para noches de cine, acabas teniendo que ceder un poco.

Con esto no digo que la peli no me haya gustado, para nada, ha sido un digno divertimento. El problema es que en sus primeros compases es bastante confusa, desconcertando al espectador que se "sale" un poco de la película intentando comprender esa mezcla de mundos. Y ojo, no es hasta casi la mitad de la peli cuando empezamos a entender todo, y sigue planteando algún que otro cabo suelto que no se termina de comprender del todo.

Desconozco si ha sido intencionado por parte del director o si realmente el montaje de la película y la construcción del guión hacen aguas en ciertos puntos, pero si exceptuamos este inconveniente, está bastante bien. No es lo más original que os vais a encontrar en este terreno (de hecho, casi parece una mezcla de muchas cosas ya vistas), ni la animación me ha gustado especialmente (sin ser mala, esto es una cuestión personal), es meramente un entretenimiento para una noche que apetece anime.

7/10

¡Os toca a vosotros! ¿Las habéis visto, las pensáis ver, qué os han parecido?

Read more...

domingo, 6 de agosto de 2017

Over the Garden Wall, folclore de fantasía modernizado.



Cartoon Network nos trajo en su día esta curiosa miniserie de animación de tan solo 10 episodios que mezcla folclore popular, fantasía y cierto toque siniestro. Nos relata las desventuras de dos hermanastros, Wirt y Greg, que se encuentran perdidos en un misterioso y desconocido bosque. A lo largo de su complicada vuelta a casa, deberán lidiar con todo tipo de misterios, criaturas, leyendas y hechizos si quieren encontrar su camino de regreso.


Contaros más sería destriparos la historia, que esconde un inesperado giro hacia el final. Resulta complicado definir una serie como Over the Garden Wall, ya que tiene muchas cosas que le otorgan una identidad única e intransferible. Podemos empezar hablando de su estilado animado, distinto a todo lo que hay hoy día, y que sirve como homenaje a esas series de animación de fantasía clásica que muchos disfrutábamos en nuestra tierna infancia. Desde luego, ya solo por este aspecto visual bien merece una oportunidad, pero es que hay otro factor que distingue a esta serie por encima de la media actual, y esa es su maravillosa banda sonora.


Piezas que bailan (nunca mejor dicho) entre el folk, el jazz, el country más clásico o los sonidos añejos de la década de los setenta. Una auténtica delicia sonora que no solo acompaña a cada episodio de la serie, sino que la tiñe e impregna de una personalidad propia brutal, definiendo muchos momentos de la serie y grabándose en tu cabeza de forma ineludible. No en vano, podéis hallar su banda sonora a la venta o bien haceros con ella mediante descarga digital. En cualquier caso, vuestros oídos lo agradecerán a poco que estén refinados.



Y como ya comenté al inicio de la entrada, los últimos episodios de la serie desvelan el gran misterio detrás de todo, uno que a un servidor le pareció sorprendente, ya que la serie sabe jugar perfectamente bien con la ambientación que ha creado, haciéndote creer lo que desea en todo momento. Así, no es de extrañar que tras un extraño viaje con animales humanizados que hablan (y en ocasiones cantan), ricos excéntricos con creencias espirituales, criaturas salvajes hechizadas o campanas que obligan a la gente a obedecer nos sintamos anonadados de hallar la verdad detrás de todo esto. Una verdad que, en el fondo, era más simple de lo que aparentaba.

En conclusión, Over the Garden Wall es una serie única, que precisamente por sus distintivos rasgos no agradará a todos los públicos, pero todos aquellos que busquéis un sello muy personal en las series de animación o que queráis algo distinto encontraréis un refugio en esta miniserie. En serio, dadle una oportunidad, apenas os llevará dos horas de vuestra vida verla entera (los episodios duran 10 minutos).

Read more...

domingo, 21 de mayo de 2017

Últimas películas vistas

¡Ay, qué abandonado tengo el blog! Ya sabéis que las entradas serán bastante más esporádicas, pero seguiré escribiendo por aquí, no os quepa duda. En esta ocasión, toca ración de cine. Aprovechando que he tenido cierto tiempo libre estas semanas, he podido ver bastantes películas. ¡Vamos a ello!


-Across the universe

Este musical de corte romántico solo necesitó un motivo para obligarme a verlo: las canciones que pueblan su recorrido son del famoso grupo Los Beatles. 

Ambientada en la década de los 60, y posteriores, nos narra cómo era la vida en este época de turbulencias sociales, protestas contra la guerra y movimientos de tintes hippy que se extendían por todo el globo.

La duda que cabe preguntarse es: ¿funciona como musical y, aún más, con canciones del popular grupo de Liverpool? Pues sí, y la selección musical no ha podido ser mejor, aunque servidor ha echado en falta temas como 'Can't Buy Me Love'. Pese a eso, la película retrata con tino los acontecimientos intercalando por medio varias relaciones románticas difíciles. 
Eso sí, corre la mala suerte de hacerse pelín larga en ciertos tramos, dando la sensación de que ha querida abarcar demasiado tiempo, con elipsis temporales que pueden hacerse confusas si no nos situamos contextualmente.
Pese a esos detalles, muy recomendable.
8/10



-La Bella y la Bestia

Casi tres semanas tuve que esperar, por motivos varios, para poder ver esta película. Sin embargo, la espera valió mucho la pena, ya que tuve ocasión de poder verla en VOS en un cine de Madrid. Una maravilla de experiencia, y una maravilla de película.

Emma Watson está radiante de Bella, y la Bestia que refleja la película parece una versión más profunda de la presente en el original. Los pequeños cambios introducidos en el personaje de Bella también suman al conjunto. Resaltar también el papelazo que se marca Luke Evans.
Los números musicales engatusan y dejan prendado al espectador, incluidas las nuevas canciones, que en su mayoría resultan un acierto. El hecho de que las canciones hayan sido alargadas, algo con lo que tenía mis reticencias, no empaña el conjunto, no se hacen aburridas y la mayoría ya están presentes en mi iPod.

Si tuviera que resaltar algo "negativo", sería que sigo defendiendo a muerte los diseños originales de los muebles y cacharros. Cierto es que se ha hecho un buen trabajo en la versión real, y tienen suficiente expresividad como para empatizar con ellos, pero los dibujos animados tienen otro carisma más personal.
Quitando eso, he salido del cine dando palmas y más feliz que una perdiz. ¿Para cuándo Aladdín, mi favorita de Disney?
8.50/10




-Figuras Ocultas
En buen principio, no me llamaba demasiado la atención este filme, pero el hecho de que mi querida Cookie Lyon fuera una de las protagonistas y de que las críticas la tildaran de comedia (yo pensaba que sería uno de esos dramas Hollywoodienses) me animaron a verla.
Y oye, que me ha gustado más de lo esperado.
Especialmente cómo refleja la situación de la mujer no ya currando en un mundo de hombres, sino en la NASA, que era un mundo habitado por el género masculino donde la presencia femenina se tomaba incluso a burla. Ya no te cuento si eres negra...
Creo que las tres protagonistas hacen un gran papel, cada una con sus motivaciones personales, y la película no se me ha hecho aburrida en ningún momento, algo que me suele ocurrir con este clase de cintas. 
Por cierto, sí, aparece Sheldon Cooper.
8/10



-Fences
No quiero enrollarme mucho con esta película, pues ya la comenté en el vídeo que hice en el canal. Mi única motivación para verla (y que aparentemente no resultó suficiente) fue la presencia de mi amada Viola Davis (que hace un papelón, todo sea dicho).
El resto de la película, para mí ha pasado sin pena ni gloria. Entiendo perfectamente la situación que se quiere reflejar, respeto mucho la problemática que se quiere transmitir y me parece loable que se siga haciendo este cine.
Ahora bien, como espectador no puedo evitar pensar que es la enésima cinta que se hace con estas características y ésta en concreto no creo que aporte nada especial. El final se ha hecho predecible y quizá por eso no me ha emocionado como debiera.
No es mala película a nivel técnico ni muchos menos interpretativo, pero sorpresa cero.
6/10


-Snatch
Ante la sorpresa y casi indignación de mi amiga María por no haber visto esta película, ni cortos ni perezosos nos pusimos a verla una noche.
Como ya bien me advirtió ella, es una película muy "especial", con un humor que quizá no conecte con todo el mundo y una identidad muy personal. 
Diré que me ha parecido muy entretenida y que sí tiene gags muy buenos (y la vimos en VO, ojito, que es una película con diálogos apuradísimos y ciertos juegos de palabras), pero quizá ante el hype que se me presentó me esperaba carcajadas constantes y no ha sido así. Me quedo con impresiones positivas, pero quizá es de esas películas que se ven mejor con la nostalgia de haberla visto en su momento.
7.50/10




-Ghost in the Shell
Las ganas que tenía de verla, más allá de hacer la inevitable comparación friki de lector de manga, superaban las de ponerme en modo hater.
Y he de decir que sí, he salido decepcionado (como lector del original).
Como espectador de cine, e ignorando todos mis conocimientos previos sobre la obra, la peli es un espectáculo visual y sonoro.
Pero, ¿qué pesa más? Por desgracia, para mí todo lo demás. Argumentalmente se queda muy por debajo de la temática que sí supo presentar Shirow en el manga. Casi parece que ha cogido cachos de aquí y allá intentando establecerlos bajo un hilo conductor que, si bien no desentona, lejos queda de la magia del mangaka.
Es disfrutable, es entretenida, pero haceos un favor y, si os ha gustado, id a vuestra librería más cercana a por el cómic. Sabréis lo que de verdad pretendía ser esta historia.
6.50/10


-King Cobra
De esas pelis indie que vemos cuatro gatos por la curiosidad que nos produce el argumento y por la presencia de ciertos actores, en mí caso Keegan Allen y Garret Clayton.
King Cobra, basada en hechos reales, narra la historia de Brent Corrigan, estrella del porno gay real y todas las vicisitudes que tuvo que atravesar hasta llegar a donde está actualmente. El mundo del porno no es lo que parece desde fuera, hay mucha mafia interna, trampeo y engaños, y eso pretende reflejar esta película.
¿Es cutre? Lo es, pero el presupuesto es el que era. ¿Es entretenida? También. ¿Vais a ver porno? No, tranquilos. Sí es cierto que el montaje sabe jugar con la sensación de que estás viendo sesiones reales pero nunca llega a mostrar, sino a insinuar.
En definitiva, como curiosidad está bien, pero creo que sólo le encontraréis el gusto si A) Sabéis quién es dicho actor y queréis saber su historia real o B)Tenéis una tarde morbosa y os apetece algo de este rollo.
6.50/10


-Get Out (Déjame Salir)
Otra de esas efusivas recomendaciones de amigos. Por favor, gente, si me recomendáis una peli, controlad vuestro hype, porque se me crean unas expectativas desmesuradas y luego salgo yo perdiendo.
Como ha sido con este caso.
Concuerdo con lo que me comentaba dicha persona de de que es una película que sabe tener al espectador en vilo y agarrarlo, llevándole por donde quiere. A raíz de ciertos hechos, te estarás preguntando qué coj**** pasa en esa casa o si estás flipando y eres un racista. Y ahí está la esencia y mensaje de la película, pero... sigue viéndola y descubrirás la verdad.

Sin embargo, a título personal cuando se descubre el pastel, pierde fuelle, usa su gran carta y partir de entonces es una sencilla resolución de los hechos. Quizá esperaba más sustos, quizá esperaba otra cosa... quizá siempre pongo mis expectativas demasiado altas y eso es solo culpa mía. 
Con todo, es obviamente recomendable, pero por favor, dejaos sorprender, dejaos llevar, id sin más al cine, es probable que así os cautive más que si tenéis amigos que os la encumbran.
7.80/10

Read more...

viernes, 5 de mayo de 2017

Absurdas polémicas en torno a 'Por 13 razones'


Sin duda, una de las series que más está dando que hablar últimamente en 'Por 13 razones' basada en la novela homónima de Jay Fisher. No sólo se ha convertido ya en la serie más vista de la plataforma digital, por encima de la sobrevalorada (ojo, que no mala) 'Stranger Things', sino que ha causado un revuelo en torno a medios, asociaciones e incluso el propio público. ¿Son estas acusaciones infundadas, justas o exageradas? Pasemos a analizarlas detenidamente:


Para empezar, una de las frases que más se escucha en medios es que "la serie supone una 'romantización del suicidio', aprotando una visión cool de ello y restándole importancia."
Vamos a ver, vamos a ver, ¿cómo que romantiza el suicidio? ¡Si el mensaje de la serie es justamente lo contrario! Creo que hay que ser muy intrincado para querer hacer esa lectura del mensaje que refleja la serie que es precisamente el de "no lo hagas, no es bonito, no hay vuelta atrás". 

En ningún momento creo que tampoco la serie aliente al suicidio, como también protestaban ciertas asociaciones. Me parece muy curioso, por no decir hipócrita, que estas asociaciones que precisamente lidian con estos asuntos se quejen de que haya una serie que trate el asunto de una manera tan realista y, bajo mi punto de vista, sin tratar a los espectadores como imbéciles.

Tampoco me parece una lectura acertada la de la venganza. En ningún momento, mientras veía la serie, pensé que Hannah había montado todo ese tinglado para establecer una jugosa venganza de villana de película contra todo el colegio. Creo que lo que se pretende explicar son los motivos, conscientes o no, que la llevaron a tomar una drástica decisión. Dudo mucho que en el estado mental en el que se encontraba tenga en su mente la idea de "voy a joderles a todos la vida". Es más, creo que se pretende intentar explicar el leit motiv de la serie, que al fin y al cabo es 'nunca sabes cómo pueden dañar tus palabras o hechos a los demás. Sé amable, no seas un cabrón en la vida'. Hannah intenta hacer algo antes de su muerte, intenta no dejar sin respuestas su decisión, que todos entiendan a dónde la han llevado, que reflexionen y piensen y que, ante todo, esa triste situación no se vuelva a repetir.

También he leído por ahí ciertos sectores criticando el final de la serie, que en pantalla se ha reflejado de una forma distinta al libro. Muchos afirman que esta escena es puramente morbosa, innecesaria, y que no debería hacerse ver a los jóvenes esto. 
Claro que sí, sigamos protegiendo a los adolescentes, que sigan viviendo en sus mundos de felicidad, unicornios y arcoiris de golosinas. Sigamos diciéndoles que la guerra no existe, que el mundo no es injusto, que los pobres son felices y que la vida es maravillosa. 

"No, mi hijo no puede ver eso". Pero su puñetero hijo sí puede jugar al GTA, puede ver el Sálvame, puede ver Deadpool... pero eh, luego tratamos temas serios y necesarios y clamamos al cielo. Vergonzoso.
Todo es ficción, lo que refleja la serie... nah, eso no ocurre, qué va. 

Me parece lamentable que queramos apartar la mirada ante estos hechos. Y aplaudo la decisión de los productores de reflejarlo de una forma tan dura, casi desagradable. ¿Que la serie induce al suicidio? Seguro que con esta escena tan tierna y bonita sí. Hubiera sido muy fácil mantener el final del libro, que Hannah tomara unas pastillitas y hala, a dormir. Eso sí me hubiera parecido endeble, eso es la vía "fácil", la no disuasoria. Sin embargo, con la escena de la bañera pretenden hacernos ver el horror que supone el mero hecho de pensar en quitarnos la vida. Es duro, es brutal, es trágico, es... triste.

El bullying no es un tema fácil, no es idílico, no es bonito, al igual que tampoco lo es el slut shaming, la homofobia, la cosificación, las violaciones... temas que creo que la serie refleja de una manera certera. Adolescente (recordemos el público objetivo, por favor) pero certera.

También, por cierto, es muy fácil tachar a Hannah de dramática, exagerada. Es fácil verlo todo desde la barrera, criticarlo sin haberlo vivido. ¿Que no empatizáis con ella? Perfecto, vale, pero tampoco me parece justo subjetivizar un tema que, posiblemente, no todos hayan sufrido. Sensibilidad, quizá, es lo que hace falta, y bajarse de ese altar de sabiduría megalómana en el que muchos medios, tocados por la palabra absoluta, parecen hallarse a la hora de valorar esta serie.

Read more...

martes, 2 de mayo de 2017

-Mis 10 parejas favoritas de series-

A pesar de que no estamos, ni de lejos, próximos a fechas especialmente románticas, mostrar un poco de afecto, cariño y amor nunca está de más. Por ello, he confeccionado este TOP 10 en el que os muestro las que son, a mi juicio, algunas de las mejores parejas del mundo televisivo seriéfilo. Por supuesto, me han quedado MUCHAS en el tintero, pero quién sabe, puede que en el futuro haya una segunda parte… 

De momento, os dejo con las que he seleccionado:


—Desmond x Penny
Si hay alguna pareja que nos ha hecho sufrir, derramar lágrimas, lamentarnos y frustrarnos a más no poder, ha sido esta. Sí, es cierto que en Lost hay muchas grandes parejas, pero a un servidor la que le robó el corazón (con permiso de Juliet y Sawyer) fueron Desmond y Penny. Y si no, decidme… ¿acaso habéis olvidado esa mítica frase, ya acunada como de culto, “Not Penny’s boat”?  Con eso lo digo todo. Y ese reencuentro al final de la serie, oro puro.


—Spencer x Toby
Pocas cosas pueden destacar a estas alturas de esta serie, que tras un muy buen comienzo se está quedando ya en algo irrisorio y deplorable. Sin embargo, si hay algo que sí quiero rescatar de Pretty Little Liars es esta pareja. Cuando hemos llegado a un punto en la serie en la que ya todos se han liado con todos y Emily encuentra parejas hasta debajo de las piedras, la única pareja que se sintió natural, bonita y real fue ésta (y quizá salvaría también Ezra y Aria).


—Finn x Rachel
Preparen los pañuelos, señores. Sin duda, podríamos definir Glee de muchas formas, pero creo que la seña de identidad de la serie han sido siempre Rachel y Finn. Vimos cómo crecía su relación dentro y fuera de la pantalla, el carisma que derrochaban, la verdad que había detrás de la ficción, esa ternura que impregnaba todo… Es difícil olvidarlo, y por muchos, muchos años, seguiremos recordándolos. 


—Peter x Olivia
No sólo es Fringe, hands down, una de mis series favoritas de todos los tiempos y una de las mejores ficciones de sci-fi que jamás se hayan hecho, sino que tiene una de las parejas mejor escritas de la parrilla televisiva. Os confieso que no me gustan las relaciones fáciles (al menos en las series, mi vida ya es otra cosa…). Peter y Olivia se han enfrentando a millones de obstáculos, tanto de esta realidad como del mundo alternativo, y de algún modo siempre han encontrado la forma de reencontrarse, de poder volver a quererse y a confiar siempre el uno en el otro sin tapujos ni barreras. Una auténtica maravilla. Que aprendan otros, ejem, Charming y Snow



—Alec x Magnus
Bueno, creo que es obvio. En los libros de Shadowhunters ya nos enamoraron a todos, traspasando las páginas y haciéndonos volar. En la serie se ha materializado de una forma muy buena, regalándonos auténticos momentazos, deseosos los fans de verlos por fin en la pequeña pantalla. Alec y Magnus constituyen la única pareja gay de este primer Top. ¿Habrá más? Sin duda.


—Chandler x Monica
Mi vida hubiera sido muy distinta sin Friends. No sería lo mismo sin haber conocido a este peculiar grupo de amigos que tantísimos buenos momentos me han dado. Una serie que podría ver una y otra vez, incluso aún sabiéndome de memoria muchos de sus gags. Y a pesar de que nos ha regalado muchas buenas parejas, para mí quienes se llevan la palma son Chandler y Monica. Difícil ver una pareja con semejante complicidad, sus peculiares sentidos del humor que se complementan a la perfección, ese mutuo respeto intachable del uno por el otro. Son como dos piezas del puzle que siempre sabíamos que terminarían por encajar sin fisuras.


—Jeff x Jeff
En Community, predomina ante todo el sentido del humor, y todos sabemos que en el fondo no hay nadie que ame más a Jeff que el propio Jeff. Podría haberlo puesto con Annie o con Britta, pero ninguna de esas relaciones ha terminado siendo del todo factible, pese a que sí han sido muy divertidas de contemplar. Así pues, Jeff siempre será Jeff y por tanto sólo él puede “aguantarse” a sí mismo.


—Jane x Michael
OMG! O sea, por supuesto iba a estar aquí Jane the Virgin. Para mí, una de las mejores parejas de la tele actual… al menos hasta que los guionistas, seres crueles sin corazón, nos la han arrebatado. Cada sola mención a Michael en la serie, cada pequeño recuerdo de él, cada fragmento… hace que mi corazón se estremezca y alguna lagrimilla acabe asomando. Sí, siempre he sido, y seré, de #TeamMichael. ¿Quién no querría uno así? 
La química que había entre ellos dos será imposible de superar, verlos era como ver un cachito de felicidad reflejado en forma de serie.


—Spence x Rosie
Los culebrones también tienen derecho a tener sus propias OTPs, claro que sí. Y sin duda una de las más divertidas y eclécticas de Devious Maids han sido estos dos. Una relación que empieza como la típica entre criada y empleado y que acaba evolucionando de las formas más absurdas pero bonitas hasta llegar a convertirse por pleno derecho en una de las mejores parejas de la serie. Seguro que siempre recordaremos esas confusiones lingüísticas de Rosie a la hora de comunicarse con su querido.


—Clay x Hannah
La serie de moda actualmente, 13 Reasons Why, también me ha dejado una de las parejas más tiernas y bonitas de la pequeña pantalla.
Lo que pudo haber sido y no fue.
El hecho de que no hayamos podido ver a esta pareja en su pleno esplendor no quita para que no hayan sido tremendamente adorables y tiernos. Cada vez que salían juntos en pantalla había una magia especial ahí, una conexión casi instantánea. Y quizá por eso, entre otras cosas, el final de la serie ha dolido especialmente. Porque no todos siempre acaban en un happy ending.

¿Y para vosotros, cuáles son las mejores parejas televisivas? Me han quedado bastantes en el tintero, pero quizá, solo quizá, haya más entradas de este tipo.

Read more...

miércoles, 12 de abril de 2017

Mi Top 10 de Eurovisión 2017

A falta de apenas unas semanas para la celebración del festival de Eurovisión 2017, que este año tendrá lugar en Kiev los días 9, 11 y 13 de mayo, yo ya tengo mis favoritas. En el vídeo que veréis al final de la entrada, tan sólo se ha hecho un Top 7 por exigencias del sistema de puntuación, pero aquí podréis ver algo más, ya que os dejo mi TOP 10, revisando por supuesto los 7 presentes en el vídeo. ¡Arrancamos!

10. F.Y.R Macedonia — Dance Alone


Reconozco que es una canción marchosa, alegre, positiva y semi-modernilla, se pega con cierta facilidad y es difícil que te suelte. Sin embargo, no araña más puestos en la lista porque se me termina haciendo muy repetitiva y el estribillo se me queda demasiado “tonto”.

9. Islandia — Paper


Me pesa y me duele que no esté más arriba, porque creo que es una de las canciones más infravaloradas de este año, pero es que no podía intercambiar ninguno de los siguientes puestos. Paper es un tema más que destacable, con una estética envidiable, una cantante con una marcadísima identidad, buena voz y una letra muy atinada.

8. Austria — Running on air


Nathan Trent tiene un carisma arrollador, y considero que esta canción es quizá la más próxima en cuanto a estilo a nuestro representante español. Sin embargo, mientras Do it for your lover se me queda algo floja, la apuesta de Austria me parece más sólida, más redonda, y por eso aparece en este puesto.

7. Moldavia — Hey Mamma


Como ya comento en el vídeo, en un año plagadito de baladas  y canciones lentas, apuestas como la moldava se hacen más necesarias que nunca si no queremos un festival de bostezos y carente de ritmo. Hey Mamma apuesta por la diversión más pura, con el estilo tan marcado y personal de SunStroke Project y su mítico saxofón.

6. Chipre — Gravity


Ay, Chipre. Una canción que me enamoró a primera escucha, pero que a medida que oía otras canciones y me iba encariñando iba descendiendo puestos en mi personal top. No me parece mal tema para nada, y a todos aquellos que lo escuchen por primera vez en directo seguro que les convence. Sin embargo, peca de una excesiva simpleza en su conjunto y puede llegar a cansar con cierta facilidad. Con todo, bien merece mi sexto puesto.

5. Azerbaiyán — Skeletons


Espero, de verdad, que pase a la final, pues me parece un muy buen tema. Quizá no sea fácil ni entre a la primera, pero su conjunto me parece de notable. La estética, la letra, la cantante y su peculiar voz, ese potente estribillo que remueve la canción. De verdad, este país nunca me decepciona.

4. Suecia — I can’t go on


Primer año que veo el Melodi, y he quedado maravillado. Qué alto nivel de producción, qué respeto al festival, qué grandiosidad a nivel técnico. Una pasada. Prácticamente todos los temas podrían ser llevados al festival y superarían con mucho a la media que hay este año. El afortunado ha sido Robin, con un tema que derrocha estilo, buen rollo, carisma y un baile tremendamente característico.
Sin embargo, permitidme añadir que Suecia hubiera arañado más puestos en este top si hubieran llevado a Mariette o a Wiktoria. No siempre se puede tener todo…

3. Francia — Réquiem


Francia es un país por el que yo personalmente no suelo dar un duro en Eurovisión. Sus temas me suelen parecer “blandos” y apáticos. Este año, sin embargo, considero que llevan un temazo fantástico. La decisión de cambiar el estribillo para anglosanizarlo quizá no ha sido demasiado correcta, pero en mí caso no me chirría tanto. Eso sí, obviamente el conjunto queda más armónico siendo todo en francés. Con o sin ese detalle, fantástica.

2. Suiza — Apollo


Amor a primera escucha, a segunda, a tercera… a todas. Me apasiona esta canción. Di tú que no inventa nada, ni innova, pero es tan, pero tan pegadiza, tan bonita, tan Eurovisiva. Si hubiera un manual de cómo hacer una canción para el festival, esta canción lo sigue al 100%. Precisamente por eso, se encuentra con tantos fans como detractores. Contadme entre los primeros.


1. Italia — Occidentali’s Karma


Indiscutiblemente, Italia se lleva la palma este año. Los astros se alinean para conformar el pack perfecto e indivisible. Un cantante con muchísimo carisma, una canción absolutamente brillante, una puesta en escena tremendamente acorde y buen-rollera y un baile y gestos que le van como anillo al dedo. Para mí, sin duda, el tema que merece la victoria este año.

¡Os dejo, ahora sí, el vídeo en el que debatimos estos y otros temas aportando opiniones muy diferentes!





Read more...

domingo, 9 de abril de 2017

Big Little Lies, lo que la verdad esconde

No siempre son necesarias múltiples temporadas y capítulos para contar una buena historia. Big Little Lies, la última producción de HBO, basada en el libro de Liane Moriarty con título homónimo, es una mini-serie de tan sólo 7 episodios que ha maravillado. ¿Cuál es su secreto?

Esta pregunta tiene más de una respuesta. Big Little Lies es la atinada mezcla de varios elementos que la convierten en un producto relevante, interesante y más que necesario actualmente.

Una gran verdad que conviene resaltar
Por un lado, su historia, acertadísima mezcla entre drama, thriller y humor negro. Como telón de fondo, tenemos un asesinato, dato que sabemos porque a medida que discurre la trama entrevemos pequeñas piezas en las que los habitantes del pueblo son interrogados acerca de ese hecho. Con ese hilo, logra mantenernos pegados a la pantalla, deseosos de saber quién ha sido el asesinado y quién ha cometido el crimen. Y, sin embargo, esto no es ni de lejos lo importante en la serie.

Para nada.

La clave vital de Big Little Lies es la multitud de temas que trata, con precisión quirúrgica, sutileza, savoir-faire y sin ser condescendiente ni edulcorar ciertas situaciones.
Así, por ejemplo, la serie trata temas como el acoso escolar en los más pequeños (que en el fondo es la base de la trama, el hilo del que luego se va tirando para descubrir los no pocos secretos de sus personajes), la infidelidad en el matrimonio, la paternidad, la violencia de género, el maltrato físico y psicológico, el snobismo, la educación, la presión social, la hipocresía de los pueblos pequeños y cómo a veces los padres no se dan cuenta de la enorme presión que imponen en sus niños para alcanzar sus objetivos.

Maravilloso personaje el de Witherspoon
Sin duda, otro de los elementos clave en la calidad de la serie pasa por su maravilloso elenco. Y ya no sólo me refiero al trío protagonista; una fantástica Reese Witherspoon, a la que es imposible no adorar incluso cuando se equivoca; una increíble e inesperada Shailene Woodley, que demuestra que no sólo es hábil en la interpretación de personaje más juveniles y cuyo papel es quizá uno de los más duros de la serie; o una magistral Nicole Kidman, que vuelve a brillar como ella sabe en un papel duro, crudo y llevado con suma delicadeza.

Sin embargo, también es justo destacar a Adam Scott, que demuestra que no siempre ser el marido perfecto te asegura nada en la vida; una increíble Laura Dern, madre fuerte, independiente e impetuosa que hará lo indecible por proteger a su hija, o el difícil papel de Alexander Skarsgard, que se pone en la piel de maltratador y logra una interpretación muy convincente.

Cuando los padres son peores que los hijos
La suma de todos estos ingredientes es lo que hace grande a Big Little Lies. El poso que deja en el espectador cuando ha finalizado, cuando todo llega a su fin, en una resolución consecuente y lógica que, sin embargo, quizá ha sido un pelín apresurada. Con todo, no es ni mucho menos óbice para dejar de darle una oportunidad a esta pequeña joya que, lo digo ya, es una de las mejores series de 2017, pese a que el año no haya llegado ni a su ecuador.

Big Little Lies es una oda a la vida sin secretos, a la fraternidad entre mujeres, la lucha por el verdadero bien común y la unión por la protección de nuestro futuro, que al fin y al cabo son los más pequeños de la casa. 

Una imagen vale más que mil palabras

Read more...

miércoles, 5 de abril de 2017

El ciclo narrativo de The Walking Dead

Recientemente hemos dichos adiós a una de las temporadas más aburridas polémicas de la serie de zombis de AMC. Es difícil, a estas alturas, defender ya la serie, pues han sido 16 episodios tremendamente irregulares, mediocres y en muchas ocasiones hasta forzados. Así, cabe preguntarse: ¿Debería ir terminando esta serie? ¿No quedan ya ideas por explotar ni re-visitar? ¿Da signos de agotamiento The Walking Dead?
A lo largo de este texto, intentaremos resolver estas y otras dudas acerca de la popular serie.

En primer lugar, creo que no debemos obviar al elefante en la habitación, y es que desde hace 3 o 4 temporadas el ciclo narrativo de la serie viene siendo el mismo, sin apenas cambios o diferenciaciones. La estructura de The Walking Dead ya no supone ninguna sorpresa para el espectador, que lleva viviendo las mismas situaciones argumentales desde hace años, a saber: nuestro grupo (prácticamente invariable, aunque siempre queda alguno por el camino) llega a un nuevo lugar, disponiéndose a transformarlo en un sitio donde quedarse y hacer vida como buenamente puedan. Sin embargo, shit happens en forma de alguna clase de némesis o alguna cagada que les obliga a irse del lugar y buscar un nuevo asentamiento. Y así constantemente. Es algo que lastra muchísimo la capacidad de sorprender de la serie, de innovar, de aportar algo distinto.

Yeah, like this season...
Y éste es precisamente otra de las lacras actuales de la serie: se ha perdido el factor de lo inesperado, la sorpresa que nos dejaba con el culo torcido. Desde hace un tiempo, los golpes de efecto de la serie se basan en escenas truculentas extremas y muertes de personajes sólo para provocar alguna clase de reacción en el espectador. Los guionistas están optando por los trucos fáciles, la magia de segunda, para intentar mantener a sus cada vez menos espectadores atados a la pantalla. Y algunos empezamos a ver esto, empezamos a cansarnos de que la serie se haya asentado en el recurso fácil, el guión efectista y manido.

Quizá por eso esta temporada haya sido tan soporífera, pero... ¿en qué momento se torció todo? Los primeros episodios de la serie resultaron hasta buenos, con un inicio espectacular, tenso, que recordaba a los buenos inicios de la serie. Sin embargo, a medida que se sucedían los capítulos íbamos perdiendo la fe, esperando alguna clase de giro o momentazo que nos mantuviera en vilo... y poco a poco, semana tras semana, descubríamos que este momento nunca llegaba.

La suerte de Carl... always. Y el tigre con conciencia
La serie se ha empeñado en intentar convencernos de la importancia de los personajes, decidida a otorgarles un trasfondo, llegando al innecesario extremo de hacer varios capítulos enfocados a sólo uno o dos personajes. Y para mí ha sido el gran fallo de la temporada. 
Ojo, cuidado, no digo que no sea vital y necesario para una buena serie asentar a sus personajes y proporcionarles contexto y circunstancias, pero lo que me ha parecido pueril ha sido hacer capítulos enteros sólo para uno de ellos. Bien se podría haber solucionado esto, intercalando por medio escenas en otros lugares, al fin y al cabo tenemos varios lugares importantes en esta temporada. Hubiera sido acertado poner menos el foco en un personaje y haberlo alternado con alguna escena que nos permitiera conocer la vida más a fondo en los otros asentamientos.

Otro aspecto que no ha ayudado a estos episodios de personaje, ha sido su duración. Casi 1 hora por capítulo en la mayoría de las casos. Me parece normal dedicarle mucho tiempo a un episodio si lo que vas a contar es importante o es necesario ese tiempo para preparar tramas o contextos. Pero me ha dado la sensación de que se podría haber contado exactamente lo mismo, sin perder un ápice, en menos tiempo, quizá los 40 minutos habituales hubieran sido suficientes.
Por poner un ejemplo, la duración de 1 hora del capítulo dedicado a Tara (personaje, por cierto, que cada vez me parece más irrelevante y que no creo que mereciera episodio propio para lo que se nos ha contado) ha sido tremendamente innecesaria. Muchos me dirán: <<Sí, pero ha servido para que conozcamos un nuevo asentamiento.>> 
Sí, eso hubiera molado si luego se le hubiera dado algún uso en el contexto argumental, más allá de que posteriormente Rick y los suyos las invaden para hacer uso de sus armas un poco por el morro. Y ya. Eso es todo. Pues no me cuela. Si presentas un nuevo recurso narrativo, al menos asegúrate de que luego va a ser relevante de alguna forma y no simplemente para ponernos en contexto un personaje que, repito, creo que no lo necesitaba.

Ya sabéis por qué esto va aquí
Podría alegar lo mismo de todos y cada uno de los episodios dedicados a un personaje. Incluso llego a pensar que este recurso, muy útil para rellenar capítulos, es una muestra de la falta de coherencia de ideas del guión, que no sabía muy bien todavía cómo llegar al clímax de esta guerra (pero de eso hablaremos luego).

¿Por qué ahora? ¿Por qué la serie se ha empeñado en que conozcamos mejor a Sasha, Rosita, Tara o Eugene cuando llevamos varias temporadas con ellos? ¿No se podría haber hecho antes? No, claro que no, porque era ahora cuando hacía falta llenar minutos. 
Por otro lado, este recurso me parece muy obvio, es lo típico de "vamos a hacer que el espectador conozca mejor a ciertos personajes para que luego den más penita al morir". Pero esto no debe presentarse de forma tan obvia, queridos guionistas. Debe ser sutil, el espectador tiene que encariñarse con ellos porque lo siente así, no porque se ha escrito un guion preparado y dispuesto para provocar ese golpe de efecto a posterior, perdiendo así toda emoción. A mí si me meten a calzador estos trasfondos, pues me voy a dar cuenta, y lo que ha conseguido es que la mayoría de episodios me parecieran un tostón.
Porque así no logro empatizar con nadie, porque estoy viendo el truco detrás del biombo, estoy dándome cuenta de las intenciones que hay, y eso no es lo que deberían hacer las buenas series.

He dejado para el final otro aspecto bastante decepcionante de esta séptima temporada de TWD, y ha sido su final. Normalmente la serie nos tiene acostumbrados a finales muy bien escritos, cargados de emoción y tensión. En esta ocasión a mí se me ha quedado todo a medio gas, la verdad. La guerra prometida no ha sido más que un altercado introductorio para la guerra real que, dicen, vendrá en la siguiente temporada.

Un aplauso para los guionistas, por favor, por lograr que los espectadores nos tragáramos una mediocre temporada para luego decirnos que esto había sido el principio, que lo bueno viene después. O sea, que entonces me he tragado ya lo malo.
Pues yo estoy cansado, estoy harto de temporadas así de malas para que luego me vendan otra vez el hype y el humo, que por cierto no siempre se cumple. 

Por el momento, el showrunner de la serie ha prometido que la octava temporada será "más grande e intensa". Nos ha jodío el chaval, esto no es muy difícil teniendo como antecedente semejante descalabro de temporada.

Hablemos de esa "guerra" del episodio final. Una guerra de traiciones, una muerte asegurada y predecible y un enfrentamiento pretendidamente épico, recalco lo de pretendidamente. Ha sido un golpe fácil, una sorpresa tonta. Ha habido escenas totalmente risorias. 
¿Por qué, si tenían a Negan a tiro varias veces, nunca llegan a apretar el gatillo? Porque la serie no está preparada todavía para dejar de explotar a uno de sus mejores villanos, lo sé, pero entonces no plantees estas situaciones absurdas.
¿Por qué el tigre tiene conciencia del bien y del mal y sólo ataca a los "malos"? Eso me ha hecho mucha gracia, y no para bien.
¿Por qué los traidores han esperado al final para revelar su oh, malvada traición? Si trabajaban con Negan, bien podrían haber terminado antes con todo en lugar de alargar esa situación de forma tan absurda.
Por otro lado, no me gusta nada lo que la serie está haciendo con Michonne, relegándola a una mera comparsa de Rick cuando ella ha demostrado mil veces lo fuerte e independiente que es. ¿Es necesaria esta relación? No, para nada, y menos si va a condicionar a un personaje como ella.

En definitiva, un servidor ha perdido las ganas, el interés y la motivación por esta serie. Todos aquellos que defienden esta temporada escudándose en el "es necesario", "tenemos que conocer a los personajes", "es pura psicología". ¿Queréis una serie de personajes bien hecha y pura psicología? Skins es un perfecto ejemplo, pero por favor, no al postureo de defensa de TWD. Cuando es una buena serie, me parece justo aclamarla. Cuando no lo es, me parece inútil defender una temporada que fácilmente está, junto a la Granja, entre las peores de toda la serie.

Por mí parte, que no cuenten conmigo para la guerra. He dado ya demasiadas oportunidades a una serie que ya no me gratifica. Cabría finalizar planteándose si, en el fondo, los verdaderos muertos vivientes han sido los espectadores de esta temporada, que entre bostezo y bostezo buscaban algo de "cerebro" en una trama decepcionante y plana.

Read more...

martes, 21 de marzo de 2017

The Royals, ¡aquí no hay quien reine!


No es fácil reinar en Gran Bretaña, y si no que se lo digan a los protagonistas de The Royals, serie del minoritario canal E! que ya lleva 3 temporadas a sus espaldas y ha sido renovada para una cuarta.

Lo primero que hay que aprender de esta serie es a no tomársela demasiado en serio, ya que pretende ser lo que es, una mamarrachada real de lo más entretenida que, no obstante, a medida que progresa en su trama, adquiere tintes algo más serios y dramáticos.

Siempre fantástica Queen Helena (Elizabeth Hurley)
Así, se nos presenta a una ficticia familia real algo disfuncional. El actual rey, Simon Henstridge, harto ya de la situación acomodada y las disputas familiares por el sucesor del trono, decide anunciar la absolución de la monarquía, algo que no sienta nada bien entre su familia, que piensa que se ha vuelto loco y no entienden bien sus motivos.

Es entonces cuando todos deciden rebelarse contra él, especialmente Cyrus, el tío déspota y ególatra que odia a su hermano por ser todo lo que él jamás será. Por otra parte, su esposa la reina Helena parece más interesada en acostarse con otros hombres y en minar la moral de su hija, Eleanor, una rebelde sin causa aficcionada a las drogas de todo tipo y empeñada en arruinar la imagen de su familia.

Finalmente tenemos al príncipe Liam, quien en un principio parece el más normal de la familia, intentando entender los motivos de su padre, a quien adora, a pesar de que tampoco duda en liarse con todo lo que pilla.

Jasper, uno de los personajes mejor desarrollados
Con este contexto, bien podéis entender lo que nos plantea esta serie. Podéis incluso pensar que es una suerte de versión monárquica de Gossip Girl, con pullitas, vaciles y situaciones estrafalarias.
La primera temporada sienta las bases de los personajes, su contexto, situación y el origen de las disputas familiares, que se remontan tiempo atrás, mientras vamos conociendo poco el trasfondo de cada personaje para intentar entenderlo mejor.

Así, mientras en sus inicios The Royals se centra en el petardeo más puro y sincero (nunca jugando a ser pretenciosa, sino mostrando sus cartas con honestidad), la segunda temporada empieza a tomar un cariz algo más serio y vamos conociendo algunos de los no pocos secretos que esconde esta familia tan turbia. Así, dejamos el mamarrachismo un poco a un lado para hacia mitad de temporada asentarnos en un drama bastante más serio que incluso involucra asesinatos y grandes misterios.

Tendréis bastante fanservice de Will Moseley. Sí, el de Narnia
Y llegamos por fin a la tercera temporada, la más reciente, donde la serie parece haber casi abandonado por completo sus orígenes de locura y parece centrarse ya simplemente en desarrollar la situación familiar. Sólo sus dos o tres primeros episodios vuelven a abrazar ese mamarrachismo añorado que tanto se echaba en falta. Y es quizá el fallito que ha tenido esta temporada, que ha querido jugar más en serio y ha olvidado parte de lo que fue su esencia, provocando episodios irregulares mezclados con otros muy buenos, convirtiéndola, por el momento, en la temporada más flojita de la serie.

En cualquier caso, no estamos ante una mala serie, al menos si sois conscientes de lo que vais a ver. The Royals es entretenimiento puro y duro al que no hay que buscarle nada más. Es algo para desconectar mientras lo ves y olvidarte de tus problemas y de la vida un rato. Y tranquilos, que si queréis tramas amorosas y shippeos, los tendréis más que asegurados.

#KingLiam
#Jaspenor

FML, uno de los "mottos" de la serie
Dadle un tiento, probad a ver los primeros episodios y decidid vosotros mismos, pero dejaos llevar por este culebrón monárquico.

Read more...

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP