viernes, 14 de octubre de 2016

Containment, protagonizada por los brazacos de Chris Wood


Nos encontramos en el hospital de Atlanta, donde una doctora ha contraído una extraña enfermedad y se encuentra en estado crítico. 
Las investigaciones apuntan a que el paciente cero de esta inusual patología llegó a la ciudad escondido en el cargo de un avión. Nadie sabe cuál es el origen de este virus pero pronto empieza a propagarse. Así pues, se decide declarar el estado de emergencia y la ciudad queda dividida en dos: la zona de peligro donde se recluye a la gente que se cree infectada y la zona segura donde habitan los ciudadanos que, de momento, están a salvo.

La CW es ese canal que renueva todas sus series de un tirón e incluso anuncia alguna que otra novedad. Containment se emitió íntegramente el pasado verano, y la serie ya era sabedora de sus posibilidades, pues se anunció como “limited series”, es decir, que no tenía posibilidad alguna de llegar a una segunda temporada. Simplemente se quería contar una historia en una temporada de 13 episodios.

¿Qué nos ofrece Containment? Pues a grandes rasgos, la típica serie donde hay que inventar la cura para un virus súper raro y virulento a contrarreloj mientras se intentan arreglar dramas personales y problemas exteriores.

En ese sentido, la serie no inventa nada y su narrativa resulta bastante predecible. Sin embargo, sería injusto quedarse simplemente en esto, ya que la serie resulta entretenida pese a no arriesgar nada y jugar sus cartas de una forma tópica.
Tenemos también, como no podía ser de otra forma, la típica historia de amor trágica en la que te preguntas si ambos sobrevivirán para ver cumplida su bonita trama. En este caso, tenemos a Jake (Chris Wood) y  Katie (Kristen Gutoskie). Él, policía. Ella, profesora de primaria. ¿Prometedor, verdad? Lo cierto es que su química traspasa la pantalla (siendo sinceros, ¿quién no tendría química con Chris Wood y sus brazacos?) y la relación convence pese a ser un camino de tópicos. En algunos momentos, la serie, increíblemente, llega incluso a tener instantes emotivos.

Damas y caballeros, los brazacos de Chris Wood.
El resto de personajes, en mayor o menor medida, contribuirán a crear más dramas en torno a la trama vírica, ya que esto no se sostendría únicamente con el tema médico. Cada personaje tiene un motivo para estar en uno u otro lado y la evolución de estos, pese a no ser una gozada, cumple correctamente para no pensar que estamos ante personajes planos. Eso sí, tened por seguro que vais a encontrar al típico subnormal que pone a todos en peligro por razones de lo más estúpidas. Ya sabéis, hay que buscar el drama donde no lo tendría que haber.

Nadie brilla a nivel interpretativo, pero todos cumplen su papel de forma correcta, al menos lo justo para que te preocupes por algunos de ellos. Otros son directamente tan prescindibles que estás deseando que les pille el virus.

Con todo, tenemos una serie entretenida, que cumple sin más, y que ha resultado un entretenimiento veraniego bastante pasable. Ayuda, claro, la presencia de Wood y sus escenas en sisas. ¿Recomendable? Si sois fans del actor u os gustan especialmente las series de pandemias.

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP