jueves, 17 de septiembre de 2015

Kuroko no Basket T3, el Seirin se despide.

Título: Kuroko no Basket S3
Episodios: 25
Género: Spokon
Autor: Tadatoshi Fujimaki


Despedimos a Kuroko y a su equipo con esta tercera temporada, en la que el Seirin deberá hacer frente al Rakuzan, liderado por el temible Akashi Seijuro, un rival capaz de doblegar voluntades y hacerse con el control total de la cancha.
¿Podrá nuestro Seirin vencer a su mayor rival hasta ahora y hacerse, por fin, con la ansiada copa de la Winter Cup?

Así es, fans y amigos, decimos adiós a Kuroko no Basket, al que muchos tildan de digno sucesor de Slam Dunk. Yo no me puedo posicionar al respecto ya que, no me matéis, aún no he podido leer o ver dicha serie, algo que prometo solucionar este año.

Comparativas aparte (odiosas o no), si por algo se ha caracterizado este Spokon, especialmente en su versión anime, y gracias al buen trabajo de Production I.G., es por su tremendo dinamismo, su gran fluidez, haciendo que cada partido sea tenso y emocionante como él solo y sin dejar casi respiro al espectador.

Bien es cierto que en esta temporada apenas hemos tenido dos o tres partidos, y algunos de ellos no tenían como protagonistas a nuestro Seirin, despachándolos así en apenas dos o tres episodios, lo cual no quita que fueran bastante amenos e intensos.

"Y tú a fregar"
Con todo, la temporada se caracteriza por dos grandes momentos: el primero, el descubrimiento, por fin, del pasado de la llamada Generación de los Milagros. Gracias a un interesante flashback de varios capítulos, sabemos por fin cómo empezó todo y por qué razón se fueron disgregando uno a uno yendo a parar a diversos equipos.

El segundo momentazo de esta tercera temporada es, sin duda, el épico partido contra el Rakuzan de Akashi. A pesar de que dura unos 7 u 8 episodios, han conseguido que nunca se haga pesado o largo, sino todo lo contrario, en cada uno encontramos un giro inesperado o algún momento intenso que hace que deseemos seguir viendo qué pasará a continuación.

¿Buscáis dinamismo? Pues lo tendréis, y mucho.
Así pues, Kuroko no Basket se cierra con situaciones peliagudas, momentos emotivos, felices, tristes y alguna que otra reflexión interesante sobre el mundo del baloncesto. Ha sido un viaje muy divertido, que siempre nos invitaba a más y en el que hemos encontrado bastantes grandes personajes. ¡Hasta siempre, Kuroko!

8.50/10

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP