miércoles, 10 de diciembre de 2014

Fire Emblem Radiant Dawn, ¿la oveja negra de la saga?

Título: Fire Emblem Radiant Dawn
Compañía: Nintendo / Intelligent Systerms
Origen: Japón
Jugadores: 1
Género: Rol táctico por turnos

Han pasado tres años desde la guerra de Daein y Crimea, en la cual Ike y sus valientes guerreros derrocaron al loco rey de Daein. Ahora, un malvado mercenario de Begnion quiere volver a instaurar la opresión entre sus habitantes, tal y como había ocurrido años atrás.
Sin embargo, una bruja con la capacidad de vislumbrar el futuro llamada Micaiah y sus seguidores están dispuestos a ir en contra de este déspota y recuperar la luz de la tierra que tanto aman.

Mi Wii aún está dando sus últimos coletazos de vida antes de dar el paso lógico a su sucesora. Pero antes de despedirla, aún me puede dar horas de diversión con aquellos juegos que en su día dejé escapar o que simplemente no pude jugar..

Así pues, dado que este año empecé con la saga Fire Emblem y ya he jugado a tres entregas, sigamos conociendo la historia de esta saga (ya una de mis favoritas) con Radiant Dawn.

El mapa general, mejorable pero claro.
Lo primero que hay que decir, siendo totalmente sinceros, es que no estamos ante una de las mejores entregas de la franquicia. Desconozco por qué, pero el juego da la sensación de no estar todo lo bien resuelta que debería, y más siendo una de las sagas insignia de Nintendo.

Gráficamente, aún siendo un juego de Wii con sus limitaciones, resulta bastante mejorable, especialmente los mapas y cómo vemos a nuestros personajes. No se puede decir que sea un juego feo de mirar, pero sí resulta obvio que no se han hecho los mejores esfuerzos que hacer que fuera visualmente atractivo.

Una de las nuevas razas en acción
La historia tampoco es de las mejores de Fire Emblem, a pesar de no ser del todo mala, pero sigue un camino bastante lineal y hay menos giros y sorpresas que en otros juegos de la saga. Con todo, la historia no es un impedimento para jugar al juego, a pesar de ser, como ya digo, mejorable.

Lo bueno que sí tienen los juegos de esta saga es que la jugabilidad sigue igual que siempre, a prueba de bombas y bastante adictivo para cualquiera que se atreva con este género. Pocas novedades incorpora Radiant Dawn con respecto a otros, pero tampoco es necesario cuando sigue siendo divertido. Eso sí, la curva de dificultad en esta entrega es bastante irregular, con fases asquerosamente fáciles y otras prácticamente imposibles, sin haber una progresión clara de la curva de aprendizaje, algo que no ocurría en otros juegos.

Por otro lado, los protagonistas carecen de cierto carisma. No se puede decir que sean planos, pero tampoco resultan tan conocidos y atractivos como en otros Fire Emblem. Las nuevas razas incorporadas no son un mal añadido, aunque también es cierto que tampoco resultan imprescindibles.

En definitiva, una entrega bastante flojita que, a pesar de seguir contando una jugabilidad muy buena y ser bastante adictivo, flaquea en los demás aspectos, convirtiéndose en el juego de la saga más flojete que he jugado hasta ahora.
Si sois nuevos en la franquicia, os aconsejo empezar por el exquisito Awakening de 3DS o por el no menos malo Sacred Stones de GBA.

Nota: 7/10

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP