jueves, 2 de octubre de 2014

Free -Eternal Summer-, nadando entre géneros.

Título: Free Eternal Summer
Episodios: 13
Género: Slice of Life
Autor: Utsumi Hiroko

El club de natación de Iwatobi vuelve, y alguno de sus miembros ya están en su tercer y último año, por lo que deberán decidir su futuro profesional y qué camino seguirán en la vida. Esta decisión será especialmente dura para Haru, quien se sentirá aislado e indeciso acerca de qué desea realmente.
Aparecerán viejos amigos y también viejos enemigos y, así, con la ayuda de los miembros del club y reviviendo viejas rivalidades, Haru aprenderá a madurar y a reconocer lo que realmente le importa.

Free ha vuelto. Algunos lo pedían a gritos y a otros no les importaba, pero tampoco necesitaban esta segunda temporada. Así las cosas... ¿ha sido esta segunda temporada una banalidad con relleno? Afortunadamente no, descartando así mi mayor temor de hacer una temporada porque sí, llena de "nada" y simplemente por aprovechar el tirón.

Así pues, hay que reconocer que, en ciertos momentos, Free ha madurado como anime, pleanteando situaciones series y duras a sus protagonistas y permitiendo al espectador comprobar que, cuando quiere, puede ser un anime que se toma en serio a sí mismo y a sus fans. Es más, en mi opinión los puntos fuertes de Free siempre han sido cuaando Haru no acapara toda la atención. 
Me estoy refiriendo, por ejemplo, a cuando Makoto debe ejercer de profesor de natación, un episodio que me encantó, en parte porque se aleja un poco de todo y en parte porque me trajo muy gratos recuerdos personales; otro momento en el que Free brilló fue en el viaje de Haru y Rin a América, siendo un episodio bastante maduro y lleno de reflexiones, algo que al menos yo nunca hubiera esperado de Free.

Personaje nuevo, aportando el toque cómico.

Aún con esto, yo seguiré sin reconocer este anime como un "spokon". Sí es cierto que en esta temporada hemos tenidos más momentos deportivos que anteriormente, viendo carreras de relevos y demás, pero su cantidad es tan escasa y sus momentos tan abruptos que sigo sin ver el lado pretendidamente deportivo de Free. Entonces, mejor dejarlo en slice of life, que es el género donde se mueve mejor.

Free no engaña, ni lo pretende. Es una serie generalmente banal (insisto, excepto cuando se toma en serio a sí misma y brilla), simple y en la que mayormente vemos a chicos enseñando cacho, pero es amena. Los capítulos no se hacen pesados y logran mantenerte atento y pasando un rato ligero y agradable.

"High School Free"

Antes de terminar, he de añadir una cosa respecto a ese final... en serio, ¿tenía que ser así? Todos los que acusan a este anime de ser muy "gay" van a tener muchas más razones para hacerlo si ven el episodio final de esta temporada. Ha sido demasiado, demasiada felicidad... hay que verlo para fliparlo. Excesivo, a mí gusto.

Nota: 6.70/10

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP